• Pedro Cayuqueo

La justa memoria


Me complace hoy dedicar unas palabras al libro del lamngen Pedro Cayuqueo y quisiera comenzar mencionando que esta “Historia Secreta Mapuche” que escribe, no sólo es secreta para quienes se consideran chilenos si no para nosotros mismos, en tanto, hemos sido educados dentro de los sistemas formales de la cultura dominante que dentro de sus estrategias de conquista impulsó el borramiento de nuestra cultura y la negación de nuestra identidad.

Tan efectiva fue esta “mala educación” que muchos de quienes se precian de chilenos desconocen y no quieren, en algunos casos, reconocer sus raíces indígenas.

La “Historia Secreta Mapuche” se estructura a partir de un prólogo escrito por el mismo autor que da cuenta de los hechos que lo motivaron a escribir este libro como lo son la experiencia personal vinculada a una tradición familiar mapuche. Reflexión con la cual, a la vez, se cierra el libro dejando abierta la posibilidad de una “Historia Secreta Mapuche II” que registraría la historia mapuche más contemporánea.

“Siempre, tuve problemas con la Historia, con la de Chile, y más tarde, a medida que fui creciendo, también con la Argentina”, nos dice Cayuqueo en el comienzo del libro y refleja a través de estas palabras la gran injusticia que el sistema educativo chileno-argentino ha tenido con nuestro pueblo hasta la fecha. Es por eso que libros como éste son necesarios, pues se abren paso entre las publicaciones oficiales provenientes en gran parte de autores no indígenas y que, en su gran mayoría, no sintonizan con los relatos orales que guardan y nos han transmitido nuestros abuelos.

Relatos orales que han sobrevivido en nuestra memoria como sombras preciosas de un pasado esplendor.

“Historia Secreta Mapuche” posee una tesis respecto a que el llamado “conflicto mapuche” no tiene quinientos años como señalan algunas autoridades, sino que tiene una data mucho más reciente; lo que ha faltado ha sido voluntad para generar proyectos comunes que contemplen la coexistencia de nuestras diversas idiosincrasias. Nuestros ancestros fueron reconocidos como pueblo nación mapuche y dentro de ese marco fueron distinguidos y respetados estableciendo relaciones políticas y de comercio con otras naciones.


Si éramos hasta hace poco una Nación Mapuche: ¿Qué sucedió? Es esto lo que intenta explicar el libro a través de un lenguaje cercano, ameno. En donde, a su vez, quien escribe se va descubriendo, emocionando, reflejando en los rostros del pasado, convirtiendo el relato en una mezcla de historia y valioso testimonio personal y familiar.

A través de las páginas nos encontramos con una serie de personajes que, como bien lo señala el autor, dan para la realización de una serie televisiva que nada tendría que envidiarle a Juego de Tronos o Vikingos. El libro le dedicará sendos capítulos a cronistas extranjeros que a través de la escritura dan cuenta de la vida mapuche de la época. Conquistadores, comerciantes y financistas desfilan magistralmente por este texto, incluyendo la curiosa historia del primer Rey de la Araucanía.

Destacan, a su vez, las historias de los líderes de la resistencia mapuche: Kalfukura, Kilapan, Mañilwenu, entre otros. Victorias y derrotas que dan cuenta del carácter de los protagonistas, quienes dieron origen a lo que actualmente se denomina Chile pero que para nosotros sigue teniendo otros límites territoriales que se extienden hasta el Puelmapu. Historias comunes de una nación mapuche que intentó ser avasallada (borrada del mapa) política y culturalmente por los gobiernos argentinos y chilenos de la época.

Si éramos hasta hace poco una Nación Mapuche: ¿Qué sucedió? Es esto lo que intenta explicar el libro a través de un lenguaje cercano, ameno. En donde, a su vez, quien escribe se va descubriendo, emocionando, reflejando en los rostros del pasado, convirtiendo el relato en una mezcla de historia y valioso testimonio personal y familiar.

La historia secreta mapuche contada por un mapuche, por un mapuche serio y riguroso, que demuestra a través de múltiples fuentes bibliográficas la existencia de una nación admirada por su prosperidad y liderada por lonkos inteligentes, organizados y estratégicos que defendieron con sus vidas el legado ancestral de su cultura y su pueblo. Escribir este libro es seguir defendiendo esta autodeterminación, leerlo es descubrir este pasado y valorarlo. Escribir y leer es dar existencia a un mundo, a una historia, a personajes que nos fueron mal contados. Es en síntesis, hacer justicia a la memoria.

A lo largo de los años hemos tenido que ir develando (y no con poco esfuerzo) los vestigios de nuestro hermoso pasado para así construir una memoria más justa para con nuestros ancestros.

Hoy, que nos encontramos en este proceso de mirar hacia atrás y reescribir a través de la historia, a través de la poesía, del cine, la música, la pintura. Hoy, que hemos recuperado para las futuras generaciones gran parte de este orgullo de ser mapuche, se escribe otra historia secreta en el Wallmapu con otros líderes y con otros muertos. Le queda mucho trabajo entonces al lamngen Pedro Cayuqueo, su rol y el rol de los historiadores mapuche es fundamental para que las futuras generaciones conozcan nuestra versión.



Por Roxana Miranda Rupailaf





¡SÍGUEME! 

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram